De olvidado a resucitado, este es el punto que tiene ahora mismo este blog de recetas de cocina de cuyo nombre todavía quiero acordarme.
Para combatir este frio y resucitar de entre los muertos no hay nada mejor que un guisote calentito, en este caso unas patatas con bacalao y arroz.


Ingredientes:
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 pimiento rojo 
  • 1/2 pimiento verde
  • 4 patatas
  • Laurel, sal y pimienta 
  • Pimentón de la vera
  • 1 vaso de vino blanco 
  • 1 toque de oporto
  • 2 cayenas
  • Perejil o cebollino
  • 700 gramos de bacalao
  • 200 gramos de arroz
  • aove 
  • Caldo de pescado

Con todos estos ingredientes y un poquito de tiempo, empezamos a darle gusto a esta receta otoñal.
El bacalao puede ser desalado, bien sea fresco o envasado, o también se puede utilizar bacalao del bueno, ese que tenemos que desalar  ver receta.
Lo primero es picar todas las verduras en trocitos muy pequeños y rehogamos con aceite de oliva.




Cuando tengamos todo dorado, añadimos el pimentón, el coñacy el vino blanco y dejamos reducir.
Acto seguido añadimos las patatas chascadas, las cayenas y dejamos un par de minutos.
Cubrimos con el caldo de pescado y dejamos cocer unos 20 minutos a fuego lento.
Pasado este tiempo, es el momento de añadir el arroz, a los 10 minutos añadimos el bacalao en trozos grandes y dejamos a fuego lento otros 10 minutos.

Dejar reposar 5 minutos y listo.

Servir en el plato con cebollino o perejil picado.

Patatas con arroz y bacalao

Con esta receta de alubias gané al concurso de cocina organizado por la Oficina Verde de la Universidad de Salamanca, en su Semana Verde se habló y mucho sobre todas las legumbres, aprovechando su año internacional.

Ingredientes para 4 personas:
  • 1 kilo de alubia negra de Tolosa (la mejor alubia del mundo)
  • 1 morcilla fresca de Beasain (pero que rica y suave es esta morcilla)
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 berza 
  • 4 Piparras (langostinos de Ibarra)
  • Aceite de oliva y sal
Esta Alubia no necesita remojo, directamente metemos la alubia en una olla grande con 5 litros de agua (1 parte de alubia, 5 de agua) y un buen chorro de aceite de oliva, acto seguido picamos la cebolla muy fina y la añadimos. Importante no mover con cuchara o similar, simplemente moveremos como si fuera un pil-pil, es una alubia frágil y rompe con facilidad.

Mantenemos durante casi 3 horas a fuego muy lento, añadimos la sal al gusto pero siempre al final para que no se rompa la alubia, 5 minutos más para mezclar sabores y listo, podremos observar la increíble textura de la alubia.


La Morcilla, simplemente la coceremos a fuego medio unos 30 minutos y la dejaremos reposar hasta servir en el mismo agua de la cocción.








Una vez  tenemos la morcilla, procedemos a cocer la berza, para ello la cortaremos en juliana, la lavaremos bien, y la cocinaremos con bastante sal.

Escurrimos, picamos los dientes de ajo en láminas y rehogamos con un poquito de aceite de oliva.



Por último colocamos las piparras en el plato y a disfrutar.









Alubias de Tolosa con morcilla de Beasain y berza



A continuación os muestro la presentación para el concurso en formato tapa, junto con las otras recetas finalistas en el concurso.